Blogia
Cerrolaza

14 de Febrero

San Valentín jamás me hizo tilín,

tanto rojo y ese amor empaquetado,

esa cena y ese dúo enamorado,

o el paseo en un velero bergantín.

 

San Valetín jamás de los jamases

logró hacer que te quisiese, Sofía,

más aún, y te quiero todavía

más que el mus a sus reyes y a sus ases.

 

Pero hoy, con un océano por medio,

y el esquipe como único remedio,

quiero, como Milú a su Tintín

 

o Sherlock Holmes al Doctor Watson, darte

un ramillete de flores, besarte

y estar contigo este San Valentín. 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Espuma -

Naná, Cerrolaza está roncero
arduo que se vuelva presto
ni con un porompompero
este mozo entona esto;
antes era sandunguero
y rimaba con arresto,
tanto era, y tan certero,
tan ripioso, tan dispuesto,
que yo pensé, -“yo no quiero,
que este hombre peripuesto
me quite el puesto primero”
pero ya ves, qué modesto,
Cerro, que es un caballero,
decidió, qué gentil gesto,
dejarme a mí tal apero
y él se quedó traspuesto.
Eso fue desde febrero
allá en un año bisiesto,
de hace mil y un enero.
Y yo digo ¡pues protesto!

}:-(

Naná -

Espuma, Espumita, leo tus versos con alegría, a ver si con ellos se despierta este poeta nuestro, que entre “el océano por medio y el esquipe como único remedio”, quizás sueña todavía con dar el beso y el ramillete de flores a Sofía. Ojala que un rápido avión haya cruzado ese mar lejano, y “Las crónicas sobre mi abuelita” se vean enriquecidas con un nuevo relato.

Espuma -

Si yo quiero a mi Antonio
y a Cerro lo quiere Sofía,
mi tía Ana ama a Celedonio
y a mi primo Gil lo adora María
No nos hace falta ángel ni demonio
diciendo que este es el mejor día.
ni se toque el arpa, tampoco el armonio.




Anónimo -

plas, plas, plas... Mi aplauso a este simpático soneto!

Anónimo -

¡Pobre San Valentín!, nadie da un euro por él. Más bien se lo lleva todo “El Corte Inglés”... ¡si hasta lo han quitado del
calendario de los santos! Y mira, por donde,el amor de Sofía, te ha puesto el corazón al rojo, y con disimulo el recuerdo de un santo, que en tiempo de los romanos, casaba en secreto a los que se amaban de verdad.
Como siempre:original y encantador
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres