Blogia
Cerrolaza

CENICIENTA

CENICIENTA

Cenicienta existió a veces

con banda sonora propia

y otras veces... no.

 

Inventó los zuecos naranjas

hechos a base de calabazas y sueños rotos,

perdió un beso en el baile de fin de curso

y, en la medianoche del reloj,

detuvo un suspiro de alegría en su desván

al ver que los cepos de su madrastra

habían funcionado, demasiado.

 

Cenicienta existió a veces

en mp3, para no desfasarse,

y, otras veces, su vida fue un pause eterno del dvd,

guardaba su diario en un calcetín

y el calcetín en un pequeño baúl de nácar

escondido bajo la tarima flotante que barría sin cesar.

 

Soñó con ponys blancos de nube

atados, girando en círculo en la feria,

y giraba como un pony,

los ojos cerrados,

con su único pañuelo agarrado a sus dedos

bailando al son del viento.

 

Cenicienta existió a veces

en las mentes de las feas hemanastras,

pero no era Doctora en Cirujía Plástica,

por eso la odiaban

y le escabullían los zapatos del armario,

cuando no miraba,

cuando sus ojos buscaban un pirata en el horizonte,

sí, Cenicienta soñaba que era Jack Sparrow

y no un príncipe pitufo quien la rescataba,

siempre le gustaron el mar y el trocito de limón en el cubalibre.

 

Tuvo complejo de Blancanieves a los quince,

por eso evitaba las manzanas

y nunca quiso saber por qué ardió Troya.

 

Cenicienta existió a veces

en todas las muchachas cuyos ojos brillan al olor del romero

- como los tuyos -,

y, otras veces, apagaba el despertador,

sin levantarse de la cama,

para quedarse cinco minutos más escondida

en un cuento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Cerro -

Gracias, Gilda, por pasarte. Un abrazo.

Gilda -

Jack Sparrow? Dicen mis amigas que suelo colar un elemento discordante, lo ven como un toque personal. Éste se lleva la palma, desde luego.
Un saludo, cuentero.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres