Blogia
Cerrolaza

EL COCODRILO FRANCISCO

EL COCODRILO FRANCISCO

SOBRE EL COCODRILO FRANCISCO

El cocodrilo Francisco tiene 366 dientes, quizás porque nació un 29 de febrero. Su piel es seca, excepto cuando está mojada, dura como una piedra y escamosa, aunque su tripita es blandita y tiene muchas cosquillas, pero yo nunca me he acercado tanto como para hacérselas. Francisco aprendió a nadar a una edad muy temprana, y nada muy bien, pero no le dejan participar en las Olimpiadas por si se come al resto de nadadores. Él dice que nunca haría eso, que jamás se comería a siete seres humanos, pero es mentira, vamos, una mentirijilla, casi casi piadosa, si no tenemos en cuenta los siete asesinatos.

EL COCODRILO FRANCISCO Y SU HIPOCORÍSTICO

Al cocodrilo Francisco podéis llamarle Paco, pero desde lejos, claro, no os vaya a arrancar un brazo o una pierna o un brazo y una pierna. Y es que al cocodrilo Francisco le gusta la carne cruda, y si está viva mejor que mejor, pues es más entretenido comer seres vivos que muertos, tan sosos... eso dice él al menos.

EL COCODRILO FRANCISCO Y LA MODA

Al cocodrilo Francisco le gustan los bolsos de pvc.

EL COCODRILO FRANCISCO Y EL AMOR

El cocodrilo Francisco no llora nunca, ni siquiera de mentira. Él prefiere rugir como un león mientras persigue algún bicho cuando está triste. Porque está triste a veces. La razón de su tristeza pasajera no es otra que Carina. Carina era una conejita blanca con las orejas rosadas. Estaban enamorados. Salían a pasear por la ribera del río agarrados de la pata –caminaban cojeando… era una estampa extraña -, veían puestas de sol y suspiraban soltando corazones de aire tiñéndolo todo de amor y felicidad. Tras su primera noche de amor, que pareció un instante, ambos quedaron dormidos; cuando el cocodrilo Francisco despertó, la vio a su lado, a Carina, tan bonita, tan delicada y pequeña, y ¡ZAM!, se la desayunó en plan tostada. Y eructó. Y volvió a dormirse.

EL COCODRILO FRANCISCO Y SUS MIEDOS

Al cocodrilo Francisco le dan miedo las arañas, tienen demasiadas patas. También le asustan las pelotas de playa de dos colores.

EL COCODRILO FRANCISCO Y LOS DELANTALES

El cocodrilo Francisco nunca se ha puesto un delantal, ni un babero, y así anda, lleno de manchas de aceite y sangre por todo el cuerpo.

EL COCODRILO FRANCISCO Y LAS SARDINAS

El cocodrilo Francisco no se junta con las sardinas desde el colegio; antes saltaba a la comba con ellas durante el recreo, pero un día tuvieron una trifulca y se llevó la bronca de doña Hernanda, la Dire, y desde entonces no hay mucho feeling con las sardinas.

EL COCODRILO FRANCISCO Y LOS CAZADORES FURTIVOS

El cocodrilo Francisco odia a los cazadores en general y a los furtivos en particular. Y los acecha tras los matorrales para abalanzarse sobre ellos y ¡ZAM! rosquillas de meriendilla. Luego coge sus escopetas y las entierra, tiene más de veinte. Y cuelga en las paredes de su habitación los sombreros de los cazadores cazados, a modo de trofeo.

EL COCODRILO FRANCISCO Y LOS DENTISTAS

El cocodrilo Francisco tiene muchas anécdotas sobre sus visitas al  dentista, pero la más divertida fue aquella relacionada con el óxido de nitrógeno.

EL COCODRILO FRANCISCO Y LOS RELATOS

Al cocodrilo Francisco no le gustan los finales de cuento.

EL COCODRILO FRANCISCO Y LA MÚSICA

Al cocodrilo Francisco le gusta el death metal y la ópera belcantista del Barroco Medio; y sueña con un mp3 acuático, pero no le dejan entrar a las tiendas por si se come al dependiente; él dice que nunca haría eso… pero ya sabéis, niños, es una mentirijilla piadosa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Aisa -

Las mentirijillas piadosas me dan mucho miedo... Este Paquillo es peligroso y espero que a ti que eres listillo no te haya comido el brazo.

Naná -

No me extraña que después de dormir tres meses, te hayas despertado con esta pesadilla de cocodrilo. Por favor,llévalo al dentista y procura que le deje la boquita como a Perico, el cocodrilo del lago del Parque Fles... Y espero que al Ratoncito Perez no se le ocurra aparecer esa noche... ¡¡lo arruina.
Lo he pasado bien y me hacia falta reirme. Besos a Sofia y que no se acerque a Francisco.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres